Al momento de hacer una instalación eléctrica es importante tener en cuenta que la baja, media y alta tensión sirven para propósitos distintos y que requieren de características particulares para volverlas funcionales.

La alta tensión es aquella que superan los 25 kV y es usada para transportar la energía por largas distancias. Por lo general vienen desde centrales generadoras hasta subestaciones de transformadores para su distribución. El material eléctrico necesario para su transportación incluye cables gruesos y aisladores sujetos a torres altas.

La media tensión se usa para transportar la energía desde las subestaciones hasta bancos de transformadores. Es desde ahí de donde se suministra a las ciudades de luz. En este caso los cables pueden ser soportados también en torres metálicas, pero existe la opción de hacerlo de postes de madera y cemento. Incluso pueden enterrarse como en cualquier gran metrópoli. Estas tensiones son mayores a 1kV, pero menores a 25 kV.

Por último, la baja tensión es la empleada en el alumbrado público, el hogar y las industrias. En estas últimas se usan tensiones de 220 y 440 volts de corriente alterna y en las casas van entre 110 y 220 volts.

Al saber esto podrás elegir de mejor forma tu material eléctrico. En Electro Industrial Olide S.A de C.V. contamos con asesores que pueden ayudarte a encontrar justo lo que necesitas. Llámanos o visítanos, recuerda que tenemos envíos a todo el país.